El Escribano y la Hilandera

 

 

Escribano e Hilandera

El Escribano y la Hilandera (o "Guarrona" popularmente conocida) son los personajes grotescos de la celebración que piden "la voluntad" recaudando dinero entre los señores que asisten a la fiesta, con el siguiente dicho:

El día 20 de enero

Espantó la vaca al forastero

¿dónde fue a parar?

A la huerta el Terronal

Allí destrozó patatas, judías, pimientos,....

Lo cual asciende a (una cantidad desorbitada)

Cero mata cero ¡que pague el forastero!

Simulan formar matrimonio aunque ambos son hombres y sus atuendos son extravagantes y destartalados para dar un aire cómico. El Escribano será el encargado de rendir cuentas y "multas" (sanciones económicas por realizar mal el ritual y "cogidas" o "falladas" de la Vaca en su persecución a "Los Sombreros"); portará un gran lápiz y libreta para apuntarlas.